Herramientas para la creatividad y el trabajo en equipo

Seis sombreros para pensar

Herramienta de comunicación creada por  Edwar De Bono, que se plantea para facilitar la resolución o el análisis de problemas desde distintos puntos de vista o perspectivas. Asimismo, puede ser una buena herramienta para la creatividad.

Edwar De Bono propone un método para pensar de manera más eficaz, a través de una herramienta de comunicación, que combinada con el pensamiento lateral al que es asociada, provee de unas materias a los equipos para pensar juntos más efectivamente y para planificar procesos de pensamiento de un modo detallado y cohesivo.

Los seis colores de sombreros que representan las seis maneras pensar que debemos utilizar a la hora de enfrentarnos a problemas o generar ideas. Deben ser considerados como direcciones de pensamiento más que como etiquetas para el pensamiento, es decir, que los sombreros se utilizan proactivamente para ver lo que va a venir, y no reactivamente, preocupándose de los qué ha ocurrido.

Seis sombreros para pensar

Al tratarse de una metodología que responde reglas concretas, el uso de los sombreros permite expresar libremente aquello que en otro contexto se tiende a censurar y, al mismo tiempo, posibilita limitar y estructurar mejor pensamientos, que normalmente suelen acaban en discusiones poco constructivas.

 El método de los seis sombreros reproduce los procesos que tienen lugar en nuestra mente cuando tomamos decisiones, convirtiéndolos en algo sistemático y público. Asimismo, fomenta el pensamiento paralelo en toda su amplitud y separa el ego del desempeño.

El método es sencillo, hay seis sombreros imaginarios que cada uno de los participantes puede ponerse y quitarse para indicar el tipo de pensamiento que está utilizando, teniendo siempre en cuenta que la acción de ponerse y quitarse el sombrero es esencial. Cuando la técnica es empleada en grupo, los participantes pueden utilizar un único sombrero al mismo tiempo.

Una vez que los pensadores han incorporado las reglas de este método y el uso de los sombreros se ha convertido en una especie de lenguaje común, el ejercicio de pensar logrará deparar resultados exitosos.

Según Edward De Bono “El mayor valor de los sombreros es su misma artificialidad. Brindan una formalidad y una convención para requerir cierto tipo de pensamiento tanto de nosotros mismos como de los demás. Fijan las reglas del juego del pensamiento, proporcionan roles de pensamiento. Sin la formalidad de los sombreros algunos pensadores se estancarían en un modo único, generalmente el negro.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *