HAY QUE TENERLO CLARO

Es clave tener claros y determinados los requisitos necesarios para la realización de los productos y servicios, tanto los especificados por los clientes, incluyendo los requisitos para las actividades de entrega y las posteriores a la misma, como los requisitos no establecidos por el cliente, pero necesarios para el uso especificado o para el uso previsto, cuando sea conocido, los requisitos legales y reglamentarios adicionales aplicables a los productos y servicios.

La siguiente viñeta muestra un ejemplo de los errores en los que se puede incurrir, cuando no se tienen claras las cosas.

 

Lo que realmente quiere el cliente